10 consejos para sembrar con éxito

¿Cómo hacer una siembra exitosa?

Elija el contenedor adecuado

Para empezar a plantar, no es necesario comprar productos sofisticados como los invernaderos. Simplemente podemos elegir botes de yogur de plástico, cartones de huevos, bolsas de celdas e incluso diarios.

Espaciamiento de semillas

El espacio de 1 cm entre cada semilla permite que las plantas crezcan mejor, sin olvidar que el entierro varía según la semilla. Para espaciar bien las semillas, podemos mezclarlo con fina arena durante la distribución.

Rega bien las plántulas

Las plántulas crecen en suelos húmedos. Es decir, que poca agua podría secarlo y demasiada agua podría matarlos. Entonces debemos evitar los riegos frecuentes. Un solo riego es suficiente para humedecer el suelo. Es cuando los brotes han empezado a apuntar que deberemos regarlos con más frecuencia.

Para mantener una humedad que pueda ser adecuada para la planta, es necesario cubrir. Para ello, podemos utilizar una bolsa de plástico o una película de plástico. Y una vez broten las semillas, podemos sacarlas.

Vigila la temperatura

Para prosperar, las plántulas necesitarán una temperatura más cálida. Exponerlos directamente en el exterior, en el frío, al aire libre y en los rayos del sol puede tener un impacto en su desarrollo. Debemos tener cuidado de adaptar las plantas durante una o dos horas cada día antes de ponerlas directamente en el exterior.

Trasplante de la plántula

Los cotiledones son las dos primeras hojas que crecen y es después de que aparecen las hojas verdaderas. Una vez la planta llega a las 6 hojas. El trasplante individual puede realizarse para no desordenar demasiado las raíces. Es ideal para hacer en días frescos.

Aporta más luz a las plantas jóvenes

Una vez aparecidas las primeras plántulas, es necesario que tengan más luz para que no tengan plántulas altas. Tenemos la posibilidad de sacarlos y traerlos de nuevo al anochecer.

Iluminación adecuada

Como todas las semillas tienen sus particularidades, también necesitan un cuidado específico. Aunque algunas semillas recomiendan más luz, otras no. Las plántulas necesitan suficiente luz para desarrollarse y tener un crecimiento adecuado.

La luz natural durante 14 a 16 horas aportará un buen crecimiento. Sin embargo, si la luz es insuficiente, siempre podemos recurrir a luces artificiales mediante bombillas fluorescentes suspendidas por encima de las plantaciones.

Proteja los brotes jóvenes

Los depredadores son numerosos y varios. Les encanta atacar a los brotes jóvenes. Para mantenerlos alejados de nuestras plántulas, podemos poner una malla por encima, para que los pájaros, las babosas e incluso los roedores no puedan llegar.

Aprende más

  • Plantar y cuidar a la valeriana
  • Cymbidium: orquídea fácil de cultivar

.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.