Algunos remedios naturales para calmar la tos

Algunos de los síntomas de la tos son picor de garganta, dolor en el pecho y, a veces, dolor de cabeza. El tos es un fenómeno normal que tiene como objetivo expulsar a determinadas partículas irritantes del cuerpo.

Sin embargo, cuando persiste, puede ser signo de un resfriado, alergias, infección viral o bacteriana. Puede tratarse con jarabes o con antibióticos, según la causa. Si prefiere una alternativa natural, aquí tiene una lista de algunos remedios caseros que le pueden ayudar.

El limón

Este cítrico tiene propiedades antiinflamatorias y está lleno de vitamina C, que ayuda a combatir las infecciones.
En almíbar, mezcle dos cucharaditas de zumo con una cucharadita de miel. Se puede tomar varias veces al día. También puedes prepararte un zumo de limón caliente.

Pulse el jugo en una taza, añada miel o azúcar como desee. Añada agua caliente (cuidado, no hirviendo) y bebe mientras esté caliente. Calmará la tos y calmará las irritaciones.

Cúrcuma (o cúrcuma)

Proviene de una raíz que recuerda al jengibre y este remedio nos llega de la India. Tiene efectos terapéuticos sobre la tos seca. Se encuentra en polvo o en forma de raíz fresca.

Mezclar una cucharadita de polvo en un vaso de agua caliente, o con leche, para quienes puedan tolerarlo. Añada azúcar o miel. Debido a su sabor bastante fuerte, sólo tome este remedio para la tos una o dos veces al día Diluya una cucharadita de cúrcuma en polvo con media cucharadita de pimienta negra molida en el equivalente a una taza de agua. Lleve todo a ebullición durante dos o tres minutos. Agregar una cucharadita de miel. Consuma este remedio a diario hasta que la tos desaparezca.

cebolla

Entra en la composición de varios remedios, y es eficaz para la tos y los resfriados. Tiene propiedades antiinflamatorias y expectorantes.
Comer una cebolla cruda con cada comida aumentará las defensas inmunitarias y calmará la tos. Además, los humos que se desprenden al cortarlo ayudan también a calmarlo. Consúmelo durante uno o dos días. Mezclar el puré de una cebolla con una o dos cucharaditas de miel. Tome una cucharada de este remedio una o dos veces al día. Los más valientes pueden añadir un puré de ajo, para multiplicar por diez los efectos de esta mezcla.

Jengibre

Es uno de los remedios naturales para la tos más conocidos. Tiene propiedades antiinflamatorias, antibacterianas y antivirales que ayudan a frenarlo rápidamente.
Mastique jengibre fresco regularmente durante todo el día. Hierva un trozo de raíz fresca rallada con agua. Endulzar a su gusto, preferiblemente con miel. Beba este remedio después de la cena y repita durante unos días.

.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.