Aprende a gestionar mejor el estrés

En este mundo que va cada vez más rápido donde siempre nos piden más, resulta difícil luchar contra el exceso de estrés. En la dosis adecuada, el estrés nos permite animarnos y reunir la energía necesaria para conseguir un objetivo. Por el contrario, si el estrés ocupa demasiado espacio se convierte en un freno que incluso puede enfermarnos. Aprender a gestionar mejor el estrés diario siguiendo estos consejos prácticos.

Optimizar para luchar contra el estrés

Una técnica muy sencilla para reequilibrar el nivel de estrés consiste en valorar las situaciones de estrés desde un ángulo positivo y benévolo. En primer lugar, es necesario dar un paso atrás de los acontecimientos y analizarlos con un ojo externo.

Vuelve a la base del problema e imagina las distintas soluciones que podrían aportarse. Mirando un poco, inevitablemente encontrará algunas y un problema que tenga una o más soluciones ya no es un problema. Recuerde que «cuando no hay solución, no hay problema».

Anticiparse en la resolución de las preocupaciones permite soportar mejor el momento presente, por muy difícil que sea.

Un ejercicio de respiración eficaz para aliviar el estrés

Si tienes la sensación de que vas a explotar, sin poderlo más, detente y toma un descanso. Seas donde estés, intenta aislarte, cierra los ojos y respira profundamente tres veces. Cuando inhale por la nariz, quite aire para inflar el estómago, imagine una fuente de luz benéfica que le entra.

Entonces, mientras exhala lentamente por la nariz, imagínense que todos los negativos del momento escapan para dar paso a la luz. Repetido tres veces seguidas, este ejercicio te relajará y te aportará más serenidad ante la situación estresante que estás viviendo.

Hacer ejercicio para liberar el estrés

Es bien sabido que realizar actividad física, independientemente de su intensidad, ayuda a liberar la tensión nerviosa y libera las famosas hormonas del placer que son las endorfinas. Una simple caminata diaria al exterior durante treinta minutos le aliviará el estrés y le permitirá ver las cosas con más claridad.

Un masaje facial relajante contra el estrés

Cuando la dosis de estrés se hace demasiado grande y conlleva su parte de dolor de cabeza y tensión muscular, regálate un masaje facial fácil de realizar.

Para ello, colócate cómodamente en el asiento y, utilizando la pulpa de dicho índice y medio, ejerce una presión giratoria de dentro hacia fuera en distintos puntos de la cara. Comience por la parte superior de la nariz bajando hasta la línea de la mandíbula. Este sencillo ejercicio te relajará eficazmente.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.