Cáncer de mama: las conductas a adoptar para evitarlo

¿Cuáles son las conductas diarias para evitar el cáncer de mama?

Para comer verduras

Verduras, sí, pero sobre todo crucíferas. Para quienes no las conozcan, las crucíferas son verduras que tienen pétalos en forma de cruz como el repollo, el brécol o los berros. Ricos en sulforafán y glucosinolatos, estos vegetales tienen la virtud de contrarrestar los tumores.

Fíjese en cosméticos y productos para el hogar

Los plaguicidas en los alimentos, todo el mundo sabe que son nocivos. Pero no son los únicos, también entran en esta categoría los jabones, cosméticos, suavizantes y productos de mantenimiento. Todos estos productos químicos son duros y pueden causar cáncer de mama. Alteran la actividad hormonal de los senos y, por tanto, producen demasiado estrógenos, responsables del cáncer de mama. Por tanto, es necesario cambiar los hábitos y elegir productos respetuosos con la salud y el medio ambiente.

Evite los alimentos procesados

Todos nos atraen, galletas, pizzas congeladas, embutidos, buenísimos en el paladar pero con el riesgo de duplicar el riesgo de cáncer de mama.

Practicar deportes

Detenga las tonterías con el abuso de alcohol y tabaco. Es necesario tener una regla de estilo de vida saludable y hacer ejercicio regularmente. La falta de ejercicio puede promover el cáncer de mama.

Descubre nuestros artículos  ¿Por qué abstenerse de orinar es peligroso

Haga revisiones periódicas

Averigüe si algún miembro de su familia tiene cáncer de mama. Si tiene antecedentes familiares de cáncer de mama, tiene un riesgo mucho más elevado de padecer cáncer. Por tanto, deben realizarse revisiones periódicas.

Controla el peso

La idea es no hacer dieta y perder kilos. Basta con tener cuidado de no tener sobrepeso y tener problemas de obesidad, porque la ingesta calórica de la grasa favorece el desarrollo del cáncer de mama.

Realizar un autoexamen

El autoexamen es una forma de autoexamen. No debe sustituir el asesoramiento médico ni limitar las visitas a los ginecólogos. Estos gestos permiten conocer el cuerpo y sus metamorfosis. El autoexamen consiste en palpar las tetas y ver si hay cambios. Se realizará una vez al mes y justo después de la finalización de las normas.

Escoger los anticonceptivos adecuados

Los anticonceptivos son objeto de debates impresionantes sobre su vinculación con el cáncer de mama, ya sea en las píldoras, el DIU hormonal o los implantes. La solución es ver a un ginecólogo, él te recetará el mejor anticonceptivo que se adapte a tu perfil.

Pensando en la mamografía

Si tienes entre 40 y 49 años, no es obligatorio si no existe un riesgo elevado de cáncer en la familia. Si tienes entre 50 y 69 años, es recomendable realizarte una mamografía cada 2 años.

.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.