¿Cómo instalar Windows 10 en su Mac manteniendo OS X/macOS?

Boot Camp, solución oficial de Apple

La solución en cuestión se llama Boot Camp, y se presenta como capaz de ayudarle en la instalación de Windows 10 en modelos de Mac compatibles y que estará equipado con la versión Yosemite de OS X, al menos.

Tenga cuidado, antes de embarcarse en una operación de este tipo, sólo le podemos invitar a echar un vistazo a la configuración de su Mac, de lo contrario tendrá que soportar una experiencia Windows 10 no sólo falta de fluidez, sino también poco animada. Admite que sería lamentable.

Recuerde también, como antes de cada manipulación tan pesada, hacer una copia de seguridad de sus datos más importantes. La prevención es mejor que el cuidado. Normalmente no arriesgarás absolutamente nada, pero nunca estamos seguros de ningún fracaso.

Windows y macOS coexisten gratuitamente en un arranque dual

Afortunadamente, la lista de Mac compatibles es tan larga como tu brazo, y se extiende, por ejemplo, desde el MacBook Pro de 15 pulgadas (medios de 2012) hasta el nuevo MacBook Pro de 15 pulgadas lanzado a finales de 2016, pasando del MacBook de 2012. Al menos en iMac y Mac mini 2012.

Dicho esto, antes de empezar a instalar Windows 10 mediante Boot Camp, deberá asegurarse de que tiene una copia válida del sistema operativo de Microsoft, ya sea en forma de un archivo ISO (correspondiente a la versión de 64 bits) de Windows 10) o de un USB. clave.

Por último, tenga en cuenta que si tiene previsto instalar un archivo ISO de la actualización de cumpleaños de Windows 10 mediante una clave USB, primero deberá asegurarse de que no es compatible con USB 2, no USB 3. Por último , deberá asegurarse de que tiene al menos 25 GB de espacio de almacenamiento gratuito en su Mac para instalar archivos de Windows 10.

Instalación relativamente fácil

Si se cumplen todos los requisitos previos, primero deberá conectar una clave USB de 16 GB en blanco (recomendada) que se utilizará para crear una clave USB de arranque y, a continuación, inicie la utilidad Boot Camp en sus sesiones OS X/mac BONE.

A partir de aquí, se le ofrecerá crear un disco de instalación de Windows 10. Monte su ISO de Windows 10 y valide la creación de una partición en su disco duro o SSD que se utilizará para alojar su instalación de Windows, así como todos los programas necesarios.

Se creará entonces la clave USB de instalación de Windows 10. Espere a que finalice el proceso. Entonces, su Mac arrancará en Windows 10, si todo ha ido bien. Valide la instalación en la nueva partición llamada Boot Camp, haga clic en Siguiente.

Una vez finalizada la instalación, vaya a su clave USB de instalación y después a la carpeta «Wininstall», en la que encontrará otra carpeta «Campo de entrenamiento», y un archivo «Setup.exe» para lanzar absolutamente para que se bajen los controladores necesarios. Aquí tiene, ahora tiene un Mac con OS X/mac OS y Windows 10!

Cuando arranque su máquina, sólo tiene que elegir el sistema operativo que desea utilizar para disfrutarla. Una solución que funciona muy bien, con un rendimiento muy interesante, puesto que toda la máquina está dedicada a una u otra. Pero si tiene que utilizar Windows en su entorno Mac, deberá pasar por el cuadro de virtualización.

Emulador de Windows y virtualización en Mac

Si desea disfrutar de Windows en su Mac, puede pasar por la virtualización. Hoy en día, hay varios programas de software que le permiten hacerlo muy bien. Estos incluyen Parallels Desktop, que ofrece un rendimiento muy interesante y una interfaz que le permitirá utilizar aplicaciones de Windows en su interfaz de macOS sin darse cuenta de la diferencia. Sus archivos de Windows también son fácilmente accesibles. Sin embargo, la inversión es bastante importante, la licencia todavía cuesta 80€.

El inconveniente de esta solución sigue siendo que es bastante avaricioso a nivel de máquina. Necesitarás un buen procesador, una buena cantidad de memoria RAM y espacio suficiente en disco para poder disfrutar de tu máquina virtual en buenas condiciones.

Si es así, utilizar Windows, o su distribución preferida de Linux, directamente en macOS es extremadamente sencillo y la experiencia es muy fluida. Tanto es así que rápidamente se hace muy difícil prescindir de ello –si es necesario utilizar Windows para tal o cual software, por supuesto–.

.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.