Comprender el síndrome de Anna Karenina

¿Qué es el síndrome del amor apasionado?

Todo sobre Anna Karenina y sus elementos disuasivos

Una persona que ha vivido un amor apasionado, seguirá amando ese sentimiento crudo a lo largo de su vida, a pesar del sufrimiento que le haya podido comportar, sobre todo durante el abandono de ese amor. Las relaciones por obsesión a veces te hacen sentir más vivo.

Se llenan de emociones y, por tanto, se hacen más resistentes entre sí, como la atracción física, la conexión emocional, la promesa mutua y la obsesión. Este último corresponde en un sentimiento apto a hacer del interesado el plus esencial del universo.

Sin embargo, existen peligros inminentes para este tipo de relaciones a tener en cuenta.

Una pérdida de control

El síndrome del amor apasionado lo sienten los sujetos que se encuentran en un poder distinto al del amor propio. Realmente sufren lo que llamamos un problema afectivo obsesivo caracterizado generalmente por un abandono del autocontrol así como por una correlación absoluta cuyas barras del sujeto se hacen retroceder incesantemente.

Así, es capaz de abandonar a su propia familia por la persona que ama, de renunciar a todo lo que lo determina y de conquistar la prueba de la otra para poder mantenerla.
Peligros del amor apasionado

Una pasión peligrosa

El síndrome de Anna Karenina se determina con una actitud desarrollada en la que un sujeto experimenta un amor o relación afectiva provocando a menudo la pérdida de las barras de la razón. Así, el paciente se deja llevar de forma salvaje por sus emociones y pensamientos.

Es una pasión peligrosa tanto para el individuo como para la persona de sus afectos y todo lo que le rodea.

ansiedad constante

El amor que siente la persona con este tipo de síndrome no otorga la auténtica felicidad. De hecho, corresponde a una fuente de miedo engendrada por el miedo a perder al ser amado o de no tenerlo permanentemente al lado, o de ser engañado, etc.

Así, todas estas angustias generan una ansiedad permanente de la que es difícil salirse. De este modo, el sujeto va perdiendo progresivamente el apego a los cuidados, su estabilidad emocional y su realización.

Centrará toda su vida en torno al individuo que ama, tan embrujado que perderá toda su existencia. De hecho, es un amor totalmente destructivo.

La solución a adoptar

Para evitar caer en esta gran trampa, existen algunos factores cruciales a tener en cuenta. Sobre todo, debemos evitar intentar estropear el vacío cuando entramos en una nueva relación. Esta búsqueda de la mitad puede resultar un señuelo.

También se aconseja mucho tener mucho cuidado en no instalar con su pareja un amor privado de libertad, porque esto, sin duda, nos impide vivir realizados.

Tenga en cuenta que cuando la prioridad de nuestra existencia es una y única persona, podemos tomar muchas cosas dejando de lado todas nuestras pasiones.

.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *