Conceptos básicos de la migraña

¿Migraña con o sin aura?

También llamado migraña de la retina, una migraña con aura es un tipo de migraña donde el dolor de cabeza (cefalea) va precedido por lo que se llama aura. Este último no es otra cosa que un fenómeno de carácter neurológico caracterizado por alteraciones visuales (pequeños agujeros negros o brillantes en el campo visual, rayas luminosas, pérdida temporal de la visión, etc.), hormigueo u hormigueo, y que dura de 5 a 60 minutos. .
Sin embargo, una migraña puede ocurrir de repente, sin ninguna señal de alerta. En este caso, estamos hablando migraña sin aura.

¿Cuáles son los principales síntomas de la migraña?

El síntomas de migraña duran entre 7 y 42 horas, y los principales son dolores de cabeza intensos, dolores palpitantes (sensación de que los latidos del corazón se sienten en la caja craneal), dolor localizado en un lado de la cabeza, intolerancia a la luz y al ruido, náuseas . y vómitos.

¿Qué causa la migraña?

La causa exacta de las migrañas sigue siendo un misterio actualmente, pero los siguientes motivos influyen.

Un cambio en los niveles hormonales

Una migraña puede ser causada por variaciones en los niveles hormonales, o más precisamente estas variaciones influyen en la aparición de esta enfermedad. Sin embargo, esto no significa en modo alguno que los enfermos de migraña sufran una anormalidad hormonal.

Exceso de consumo de medicamentos

Abuso de analgésicos y medicamentos para la migraña medicamentos específicos aumentan el riesgo de dolores de cabeza diarios crónicos.

Motivos psicológicos

La migraña y los trastornos psicológicos forman una especie de círculo vicioso. De hecho, el estrés, la ansiedad y la depresión son factores que desencadenan ataques de migraña, mientras que cuando las migrañas son intensas y repetitivas, el paciente se pone estresado, ansioso o deprimido.

¿Cómo aliviar la migraña?

En primer lugar, lo mejor es relajarse en un lugar tranquilo cuando se produce la migraña, poner una compresa fría en la frente y realizar un automasaje en la cabeza.
En cuanto a los tratamientos farmacológicos, existen 2 tipos (que son complementarios)

Tratamiento de crisis

Este tratamiento está diseñado por aliviar el dolor lo antes posible. Hay que tomarlo al inicio de la crisis. Los tratamientos varían, entre otras cosas, en función de la intensidad del ataque. Así, para los ataques leves o moderados, es suficiente con analgésicos (sin codeína ni tramadol) como el paracetamol y la aspirina, y los AINE (antiinflamatorios no esteroides) como el ibuprofeno, mientras que en el caso de ataques graves y frecuentes, es suficiente. lo mejor es recurrir a los triptanos (muy efectivos pero agravan náuseas y vómitos), vasodilatadores potentes y ergotaminas (menos efectivos que los triptanos pero menos efectos secundarios).

Tratamiento básico

Se trata de un tratamiento destinado a reducir la intensidad y frecuencia de las convulsiones. Está pensado para personas que sufren convulsiones frecuentes y resistente a los tratamientos de crisis, e incluye, generalmente, beta-bloqueantes (propranol, metoprolol), un antidepresivo (amitriptilina), un antiepiléptico (topiramato) y antimigraña específicos (flunarizina por ejemplo). Es obligatorio realizar este tratamiento cada día durante al menos 6 meses.

.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.