Consiga cultivar tomates en su jardín

¿Cómo hacer crecer un tomate?

Elija un tomate saludable

Sepa que hay más de 1000 variedades de tomates. Así puede elegir la variedad de tomate que le guste. Cortar los tomates por la mitad. Recoger las semillas y ponerlas en un recipiente con tapa y añadir unas gotas de agua.

Notará que crecerá una capa de moho en las semillas. Ponga la tapa en el recipiente sin cerrarlo para permitir la entrada de oxígeno. Se recomienda colocar el recipiente y las semillas en un sitio cálido y fuera del sol.

Fermentación de semillas

Remueva las semillas diariamente en el recipiente hasta que observe una capa de moho blanco que aparece en la superficie.

Pasados ​​dos o tres días, cuando empiece moho, saque las semillas para evitar que germinen en el recipiente. Este paso es esencial, porque eliminará las semillas de su envoltorio gelatinoso disolviéndolo mediante la fermentación.

Recoger las semillas

Pasados ​​estos tres días, notará que las semillas se han hundido en el fondo del recipiente. Con guantes, eliminarás la capa de molde. A continuación, vierta agua en el recipiente, diluya y mezcle suavemente. Las semillas probablemente tardarán unos minutos en ponerse en el fondo del recipiente y seguir fermentando. Tenga cuidado de no tirar las semillas.

Luego pase las semillas por un colador para enjuagarlas bien con agua corriente. Asegúrese de que estén limpios y bien separados entre sí.

Descubre nuestros artículos  Ciruela: cada variedad tiene su uso

Secar las semillas

Este paso consiste en extender las semillas sobre una superficie antiadherente y dejarlas secar durante varios días. Puede colocarlos en un plato, un plato de vidrio o cerámica, una bandeja de horno o incluso un trozo de madera contrachapada.

Evite poner las semillas sobre papel o tela, ya que se pegarán a ellas. Intente extender las semillas al aire libre. Cuando estén secos, guárdalos en una bolsa de plástico hermética hasta que quieras plantarlos.

Planta las semillas en una olla

Tenga en cuenta que la siembra de tomate debe empezar a finales del invierno, mientras todavía hace fresco en el exterior. Tome una olla y rellene con la tierra que elija. También puede hacer su propia tierra con una mezcla de 1/3 de musgo de turba, 1/3 de vermiculita y 1/3 de compost. Siembra las semillas a uno o dos centímetros de profundidad en la olla.

Este último debe mantenerse al sol y caliente en tu jardín o en tu balcón a una temperatura entre 20 y 25 °C para activar la germinación. Hay que rociar los primeros brotes con agua todos los días, durante los primeros siete o 10 días.

Trasplantar los primeros brotes

Para ello, cavar un agujero de unos 30 cm de profundidad. Coloque al menos la mitad del tallo por debajo del nivel del suelo. Coloque un buen puñado de compost en el fondo del agujero. Retire los brotes de las macetas y colóquelos en el suelo.

Tenga cuidado de no romper las raíces durante el trasplante. Fertilice con harina de pescado, estiércol de pollo y fertilizante orgánico premezclado, y riega a fondo. Repita esta última operación cada año.

Descubre nuestros artículos  Los beneficios para la salud de los dátiles

Recuerde también colocar estacas junto a las plantas para darles algo a lo que colgarse a medida que crecen.

Algunas semillas de tomate para comprar

.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.