Cultivo de aloe vera en casa

¿Cómo cultivar aloe vera en casa?

lo que necesitamos

Como dicen algunos refranes, no pasa ni un solo día sin descubrir otra virtud del aloe vera. Sirve como remedio natural, esta planta medicinal es simplemente maravillosa.

Por eso es importante cultivarlo en casa. Para ello, tendrá que reunir algunas cosas. Primero, una maceta grande de barro, mitad suelo normal de jardín y mitad turba, grava y finalmente un corte de la planta.

La elección de la especie a cultivar

Debe saber que hay varias especies de aloe vera. Incluso hay 200. Para facilitar la elección, las siguientes especies se encuentran al frente de la lista porque están especialmente reservadas para el cultivo de interior: aloe arborescens, aloe saponatia y aloe aristata. En primer lugar, el aloe arborescenso es la variedad más importante de todos los tipos de aloe vera.

Es la que imita la forma de un “pulpo”. Destaca por su facilidad de cultivo en un tiempo bastante corto. Así, puede alcanzar una altura de 4 metros en total. En segundo lugar, el aloe saponaria presenta un follaje muy amplio, carnoso con bordes espinosos, mide en los 15 a 20 cm.

Descubre nuestros artículos  Ciruela: cada variedad tiene su uso

Es lo que se utiliza para tratar problemas de piel. Pero también es un remedio eficaz contra el estreñimiento y la inflamación.

En tercer lugar, el aleo aristata tiene una roseta central de 15 a 30 cm de diámetro. Sus hojas también son muy carnosas. Aparte de las virtudes compartidas con todas las especias, se utiliza principalmente para tratar picaduras de insectos.

Técnicas de cultivo

Se deben seguir varios pasos para garantizar el éxito de la plantación. Primero, tendrás que empezar poniendo la grava en el fondo de la olla. Esto servirá como drenaje. A continuación, poner la tierra natural, después la otra turba enriquecida. Tenga cuidado, no debe poner nunca arena de playa porque la sal podría ser perjudicial para la planta. Ahora, para pasar al cultivo real, hay que realizar un agujero en el centro de la maceta y colocar la planta y cubrirla con tierra hasta las hojas. A diferencia de otras vegetaciones, hay que tener en cuenta que ésta sólo debe regarse después de dos semanas después de su cultivo. Esto permitirá que las raíces crezcan mientras tanto. Es cuando se ha terminado esta operación que debe alimentarse con agua. Por tanto, sólo necesita una pequeña cantidad de agua. Además, vale la pena mencionar algunas recomendaciones. Esta vegetación ama el sol. Más precisamente, realmente lo necesita porque no soporta el frío. Por tanto, hay que pensar en protegerlo cuando llegue el invierno. En poco tiempo, aunque no veremos, tendremos pequeñas plantas listas para ser replantadas.

Aprende más

  • Plantar y cuidar a la valeriana
  • Cymbidium: orquídea fácil de cultivar
Descubre nuestros artículos  ¿Cómo cultivar albahaca en una olla?

.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.