¿De dónde procede el caviar?

¿Cuál es el origen del caviar?

El nombre «caviar» proviene del griego «avyron», o del persa «había» que significa huevos de pescado. Éstos son más concretamente huevos de esturión. Este término sólo se menciona desde el siglo IX. También debe saber que fueron los persas los primeros que consumieron estos huevos de esturión del mar Caspio.

Entonces el caviar llega a Rusia donde los zares le sirven durante los banquetes imperiales. Entonces, la fama del caviar fue extendiéndose poco a poco a otros países europeos, aunque sólo fuera la élite quien tuvo la oportunidad de probarlo.

La llegada del caviar a Francia

Fue especialmente durante los rugientes años veinte que el caviar hizo su aparición en Francia y se convirtió en el símbolo del lujo, especialmente en los campos artísticos.

Desde hace varios años, la producción de caviar se ha democratizado, pero la empresa más conocida es sin duda la casa Petrossian, cuyo caviar se ha consolidado en las mejores mesas francesas.

Además, cabe destacar que frente a la disminución de las poblaciones de esturiones en su medio natural, se prohíbe la pesca de este tipo de peces, y comienzan a aparecer granjas de cría. Además, hoy en día, existen unas 70 granjas de esturiones en todo el mundo.

¿Cómo se hace el caviar?

Sabed que para obtener un buen caviar es imprescindible utilizar una excelente materia prima fruto de una cría de gran calidad. La elaboración de caviar es un proceso puramente tradicional.

Después de haber tomado los huevos de esturión, se tamizan delicadamente a mano, se lavan con agua limpia, se mezclan con sal y se ponen en cajas especiales.

Estas cajas han sido especialmente creadas para poder conservar bien el caviar. Después, el proceso de maduración tiene lugar de forma natural en la cámara de maduración.

¿Cómo prueba el caviar?

El caviar se presenta a menudo en su caja sobre una cama de hielo picado. Se sirve principalmente como aperitivo. Se necesitan por lo menos de 10 a 30 g por persona para apreciar el sabor del caviar. El caviar también debe comerse fresco y se sirve primero antes de todos los platos.

Así, sólo tendrás que abrir la caja en el último momento, frente a tus invitados para sorprender y emocionarles. Además, la mejor forma de probar el caviar es natural, utilizando una cuchara de nácar.

El primer bocado abrirá el paladar, y sólo a partir del segundo empezará a apreciar el gusto del caviar y descubrirás sus diversos matices. Sin embargo, también se puede asociar a diferentes recetas más elaboradas como pequeñas ratas con foie y caviar, tostadas de langosta con caviar o cucharadas de aperitivo de vieiras y caviar.

Para acompañar a tu caviar, te aconsejamos que elijas champán crudo, vino blanco seco o vodka congelado.

.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *