El agua salada conduce mejor la electricidad que el agua del grifo: ¿por qué?

¿Cómo puede ser el agua salada un conductor eléctrico?

Una fuerte presencia de iones

El agua que sale del grifo es más a menudo pura y no conductora puesto que no contiene iones. Contiene sales minerales que debilitan el paso eléctrico. Esto no significa que el agua del grifo sea aislante. Una fuerte corriente eléctrica puede crear un riesgo de electrocución. El motivo por el que no se recomienda instalar aparatos eléctricos en el baño.

La sal no es un aislante. Por ello, un líquido salado favorece la conductividad eléctrica.
Tomemos el ejemplo de cocinar la sal para ir más allá. La sal está formada por cloruro de sodio o NaCl. Cuando estos átomos se disuelven en agua, la molécula se divide en 2 iones. Los iones son de cargas opuestas, es decir, un ion negativo, que es Na+ y Cl-. Estos últimos son buenos portadores de corriente eléctrica, por no decir que estas partículas se cargan naturalmente con electricidad. Estos iones se encuentran libre movimiento en un elemento líquido. Facilitan la conducción eléctrica.

En resumen, es la alta concentración de iones en el agua lo que favorece la conductividad.

¿Cuándo no conduce el agua?

El agua puede venir en distintas soluciones. Los físicos han demostrado mediante experimentos que ciertas soluciones de agua pueden ser malos conductores eléctricos. Como el agua del grifo, el agua destilada y el agua con azúcar. Las cargas eléctricas son muy débiles y no producen conducción. Idem para el agua desmineralizada. Éste último contiene otras partículas que son malos conductores eléctricos.

¿Electricidad obtenida con agua salada?

Dado que el agua salada tiene la capacidad de generar electricidad, cada vez atrae a más inversores. Un ingeniero filipino ha creado una lámpara llamada Gravity Light. Se trata de una lámpara que funciona con agua de mar. Este producto ecológico se está lanzando actualmente. Todavía no está muy extendido en el mercado.

¿Cómo crear luz con agua salada?

El agua a la que se añade una pizca de sal puede producir una fuente de luz. Añadir trozos de sales en el agua aumenta la producción de cargas eléctricas. Cuanto mayor sea la cantidad de sal, mejor será la conductividad eléctrica.

Para realizar este experimento, necesita un cristal, una bombilla de bolsillo (preferiblemente 2W), una batería plana de 4,5W y cables de cobre aislados o cables eléctricos. Conecte el primer extremo del cable al polo de la batería y el otro extremo al agua. Para el segundo cable, conecte un extremo a la lámpara y el otro al agua. Conecte el último cable a la lámpara. Añada sal gruesa al agua y la lámpara comienza a brillar. Si se disuelve más sal en el vaso, la intensidad de la luz aumentará.

.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *