El poder de los abrazos: sus beneficios para nuestra salud

¿Por qué nos abrazamos?

El abrazo es un gesto natural que muestra el cariño que se tiene por un objeto como un peluche, un animal como un gato o por una persona como un familiar o un amigo. En general, no preparamos un abrazo, porque no hace falta decirlo y normalmente lo recuperamos.

Si te estás preparando para abrazar a alguien, también se están preparando para abrazarte. Éste es el trabajo de la neurona espejo. Esto también explica el hecho de que si te rascas, quien te ve hacer esto también comienza a hacer lo mismo. ¡Es como si fuera contagioso cuando es el efecto de las neuronas!

¿Cuáles son los beneficios de los abrazos?

Los abrazos favorecen los vínculos sociales, porque todo abrazado no te sentirás solo. Estos gestos muestran cariño, amistad o amor. Pero mucho más son muy generosos con tu salud fisiológica y psicológica.

poder sobre el cuerpo

Los abrazos, si duran más de 20 segundos, ayudarían a liberar una hormona secretada por el cerebro llamada «endorfina», que reduce el dolor, o incluso lo hace desaparecer. Verás que a partir de este pequeño gesto cariñoso, tus dolores de cabeza y dolores menstruales ya no serán.

Además, la percepción de suavidad que siente la piel despertaría los crepúsculos táctiles que dejarán de moverse para enviar mensajes al corazón para hacerle sentir bienestar hasta el punto de bajar la presión arterial. Así que no se olvide de pedir su parte de abrazos cuando no se encuentre bien o probar suerte en los «talleres de abrazos»! Estos últimos son lugares donde se practica la terapia de abrazos y abrazos.

Un poder sobre la moral

Los abrazos son creadores de felicidad, placer y alegría. Consiguen disipar el miedo para dejar espacio para la autoconfianza y la confianza en los demás. Tu fragilidad se dejará a un lado, ya que te sentirás liberado de tus dolores, tensiones y dolores emocionales. ¡Todo porque te han abrazado!

¡Qué liberadores son estos comportamientos tiernos! Quizás no cree en esta magia, pero la explicación es la siguiente. Cuando alguien te toma en brazos para abrazarte, tu cerebro segregará una hormona llamada oxitocina que científicamente se considera la hormona de la felicidad. Es un antidepresivo natural que actuará contra la fatiga mental y el estrés.

Un terapeuta de abrazos no dudará en prescribirte la felicidad a través de la suavidad de la piel apoyada contra la tuya. Estarás calmado, puesto que tus nervios se calmarán para suavizar tu alma.
¡Que la varita mágica de los abrazos cure tu cuerpo y el alma y también los de tus seres queridos!

.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.