El satélite “INTEGRAL” en pocas líneas

¿Cuál es la función principal del satélite INTEGRAL?

Una misión complicada a simple vista

Sobre todo, la misión INTEGRAL pretende observar y estudiar a los generadores cósmicos de radiación gamma. Este sistema suele tener una vida útil de 2 a 5 años. El satélite puede pesar 4 toneladas con unas dimensiones de unos 5 m de altura y 3,7 m de diámetro. Además, la misión puede tener una vida operativa en función de la órbita de transferencia. Normalmente, la órbita tiene una circunferencia de 72 h, un auge de unos 153.000 km y un perigeo de 9.000 km. En comparación con el ecuador, a menudo se puede notar una inclinación de 57,6°.

El Universo está rodeado por el fondo cósmico de microondas. Y la astrofísica se basa actualmente en el estudio del origen de esa radiación. Así, el satélite INTEGRAL maniobra cogiendo parte de la Tierra para servir de pantalla natural. Entonces, los científicos logran evaluar la actividad del fondo difuso al tiempo que los rayos gamma.

Las galaxias contienen en sus profundidades un agujero negro gigantesco, innumerables masas solares. Por el calentamiento de las temperaturas excesivas, el gas que el cuerno genera una radiación de una energía abundante. INTEGRAL permite observar este fenómeno. Esto también permitió el análisis de la emisión de alta energía en torno a la atmósfera terrestre.

Otras características de la misión INTEGRAL

El satélite INTEGRAL contribuye al descubrimiento de distintas fuentes galácticas como los sistemas binarios X. Por ejemplo, podemos encontrar parejas con una estrella como acompañante. Estos últimos forman, pues, una familia de pocos objetos hacinados. Esto suele deberse a la vida reducida de la estrella. El sistema INTEGRAL es capaz de detectar ese fenómeno en poco tiempo. Es ideal para reconocer fenómenos transitorios. Gracias a este satélite, es posible determinar muchos escenarios destinados a explicar razonamientos como los cambios repentinos del viento de la estrella extraordinaria.

Descubre nuestros artículos  X búsquedas de Google para evitar

En definitiva, el observatorio INTEGRAL constituye una misión con cargo a la Agencia Espacial Europea. La ESA está, de hecho, reservada para la profundización de los objetos celestes entre los rayos X y los rayos gamma. El satélite está formado por varios instrumentos esenciales para su misión, a saber, el instrumento IBIS, el espectrógrafo SPI, una cámara de rayos X y un monitor óptico.

El satélite INTEGRAL y su impresionante mecanismo

Lanzado en octubre de 2002, el satélite INTEGRAL todavía es igual de práctico, todavía hoy. Este resultado de la colaboración entre tres gigantes que son Europa, Rusia y Estados Unidos permite la observación completa de los rayos gamma.

Por tanto, el observatorio es capaz de detectar la polarización del rayo gamma de diferentes generadores. Gracias al rendimiento de los dos dispositivos de detección que lo componen, el satélite INTEGRAL establece un mapa concreto de los positrones de la Vía Láctea.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.