Enfermedades vinculadas al consumo de leche de vaca

¿Por qué la leche de vaca es mala para la salud?

La leche de vaca se consume durante siglos. ¿Por qué, hoy, decimos que es malo para la salud? Es sencillo, con el tiempo, las técnicas de cría de vacas y de producción de lácteos han evolucionado mucho. Los criadores utilizan, por ejemplo, las hormonas del crecimiento para aumentar los rendimientos con mayor rapidez. Varios tipos de fármacos (incluidos antibióticos fuertes) también se incorporaron a sus dietas en el momento de la producción de leche. Gracias a esta técnica, los ganaderos obtienen fácilmente más de 20 litros de leche al día. Desgraciadamente, si estos últimos sacan mejores beneficios, los consumidores deben enfrentarse a efectos secundarios importantes, sobre todo en caso de consumo excesivo.

1- Migrañas

Se trata de un estudio realizado por la Universidad de Harvard que ha dado luz a las distintas enfermedades vinculadas al consumo de leche de vaca. Los resultados de este estudio demostraron que la mayoría de las personas que consumían regularmente leche de vaca sufrían migraña. Tras reducir o detener completamente este consumo, los síntomas disminuyeron hasta que desaparecieron completamente al cabo de un tiempo.

2- Estreñimiento

La mayoría de los niños y adultos con intolerancia a la leche de vaca son a menudo propensos al estreñimiento. Por tanto, es evidente que el consumo de leche de vaca y el estreñimiento son dos puntos estrechamente relacionados. Eliminando este producto de tu dieta diaria y aumentando el consumo de frutas, verduras y sobre todo fibra, es más fácil acabar con este problema.

3- Cáncer

Debido a las hormonas y distintas sustancias presentes en la leche de vaca, se sabe que es favorable al desarrollo de ciertos tipos de cáncer. Es el caso, por ejemplo, del cáncer de estómago, mama, ovarios, páncreas, próstata, pulmones y testículos.

4- Catarata

Según un reciente estudio, las personas que viven en un país donde el consumo de leche de vaca (pero también de sus derivados) es muy frecuente se ven más afectadas por cataratas. A diferencia de los que evitan este producto, éste último debe tener más cuidado. Este problema se debe principalmente a la estrecha relación entre lactosa y galactosa. Las estadísticas también dicen que este problema afecta más a la población femenina que a la población masculina.

5- Fatiga crónica

Según un estudio realizado en niños, en los años 1991, el consumo de leche de vaca también aumenta cerca de un 44% los riesgos de sufrir fatiga crónica. Más tarde, un estudio también confirmó el mismo fenómeno en adultos y adultos jóvenes.

.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *