Enfriados, fiebre del heno, sinusitis y pérdida del olfato: síntomas y tratamiento

Sin embargo, es aconsejable buscar siempre el asesoramiento de un médico y evitar la automedicación.

¿Cómo tratar el resfriado común?

El resfriado común se caracteriza por congestión nasal, secreción nasal, dolor de cabeza y ojos rojos. A diferencia de la rinitis alérgica en la que los síntomas aparecen al mismo tiempo, los de un resfriado estacional aparecen sucesivamente.

Éste último tiene una duración media de entre 7 y 10 días. Puede ir acompañado de fiebre. Sin embargo, estornudar es raro.

El resfriado común no suele requerir una consulta médica, ya que los síntomas pueden desaparecer solos al cabo de unos días. En algunos casos, sin embargo, puede provocar complicaciones graves.

El cuidado natural

Beba de 2 a 3 tazas al día de té de jengibre mezclado con un poco de miel para aliviar varios síntomas. También te permitirá dormirte mejor por la noche. Si el resfriado persiste, consulte rápidamente a un médico.

¿Cómo tratar la fiebre del heno?

No existe un tratamiento efectivo para combatir de forma permanente la rinitis alérgica, que generalmente vuelve cada primavera, y que en algunas personas puede manifestarse durante todo el año. Suele ser causada por el polen de los árboles, pero también por el pelo de las mascotas o los ácaros del polvo.

Aparte del picor en la nariz, en los ojos o en el paladar, la fiebre del heno también se acompaña de dolores de cabeza y garganta rascada.

Remedios naturales

Existen varios remedios naturales para aliviar los síntomas de la rinitis alérgica:

  • Una infusión de ortiga,
  • Una infusión de brotes de abeto
  • Una infusión de angélica para tomar regularmente antes del inicio del período de fiebre del heno puede calmar eficazmente esta alergia.
  • También es posible masajear el pecho con aceite de comino negro.

¿Cómo tratar la sinusitis?

¿Tienes la nariz congestionada o tienes secreciones nasales espesas de color amarillento o verdoso? Lo más probable es que sufras sinusitis. El diagnóstico de un médico lo confirmará. Además de los tratamientos que prescribe éste último, también es posible utilizar soluciones naturales para aliviarte.

Las soluciones

  • Para descongestionar las fosas nasales, puedes limpiarlas con una solución de agua caliente, bicarbonato de sodio y sal gruesa. No olvides soplarte bien la nariz después de este lavado.
  • Prepara también una infusión de tomillo para aprovechar las propiedades antisépticas, expectorantes y antiespasmódicas de esta planta. Beber té de jengibre hasta 4 tazas al día es igual de eficaz para calmar los síntomas.

¿Cómo luchar contra la pérdida del olfato?

Si padece una pérdida del olfato, debes consultar rápidamente a tu médico, porque esta condición puede ser realmente peligrosa en caso de que no puedas oler un olor a quemado o un escape de gas, por ejemplo. La pérdida del olfato puede tener muchas causas, como carencias de hierro, zinc, vitamina B 12 o incluso ácido fólico.

También puede tener un origen infeccioso tales como infecciones en las orejas.
Si tiene una infección, tratarla también curará su problema de olfato. De lo contrario, mientras esperas el diagnóstico de tu médico, puedes descongestionarte la nariz de manera natural para recuperar algo de comodidad:

  • Vierte las semillas de nilla trituradas en la gasa, que luego calentar ligeramente. A continuación, aplíquelo en las fosas nasales y respire profundamente.

.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.