Hablar en público, ¿cómo camuflar el estrés?

Acostumbrarse a hablar en público

Como cualquier cosa, hablar en público requiere de práctica. Es casi imposible que seas bueno al principio, debes trabajar poco a poco tus habilidades orales, antes de poder tener la esperanza de brillar en público. Puedes empezar practicando frente a un público reducido y poco exigente, por ejemplo, los miembros de tu familia, para progresar poco a poco frente a un grupo más impresionante.

relativizar

Hablar frente a un público no es el fin del mundo. Si alguna vez comillas errores, aprenderás para compensarlo a tiempo. No eres ni el primero ni el último que ha actuado como tal, lo importante es avanzar y demostrar el alcance de tu talento, en su momento.

repetir y repetir

Incluso si cree que conoce bien su tema, repetirlo es muy esencial. Tu texto quedará memorizado en tu cabeza y las palabras saldrán de forma natural. Algunos métodos pueden ayudarle:

– repite solo, para repetir tu texto en voz alta,

– ensaya delante de un espejo, para trabajar tus gestos así como el contacto visual con tu público,

– ensaya de pie en un rincón, para darte una idea precisa del sonido de tu voz,

– Repita durante la grabación. Escuchar la grabación le dará la perspectiva que necesita para juzgar el sonido de la voz, el contenido y la secuenciación del contenido.

– ensayar delante de los amigos, para acercarse a las condiciones reales del discurso.

Lleva una sábana pequeña

Has ensayado, no eres inmune a un lapso de memoria. Varias cartas serán útiles para evitar este tipo de contratiempos. Allí notará el hilo conductor de su discurso, de una forma muy legible.

estar preparado

Cualquier ponente digno de este nombre debe saber prepararse bien antes del gran evento. Se debe peinar todo, incluido el equipo a utilizar, que debe estar bien enfocado. Es necesario conocer al público con el que tratarás así como la ubicación, para poder visualizar mejor cómo irá el evento.

Relájate antes de actuar

Esto es para evacuar toda la presión que pesa, antes del gran salto. Así, puedes respirar profundamente, para despejar tu mente antes de expresarte o estirar las piernas. Este gesto reducirá todo el nerviosismo acumulado en sus piernas.

Implica a la audiencia desde el principio

El momento en que más temas sería subir al escenario, cuando todo el público te mira fijamente. Para romper el hielo, una técnica eficaz sería animar al público a participar.

El ambiente se volverá más relajado. A continuación, puede hacer una pregunta o hacer una buena broma. También puede pedir a su público que repita lo que dijo. Sabrás si el público está contigo o no…

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.