Independencia de Cataluña: la apuesta para España

¿Por qué Cataluña está tan ligada a su independencia?

Aspectos económicos

Comunidad autónoma con un presidente al frente, Cataluña goza desde hace décadas de cierta libertad en sus decisiones políticas, financieras y económicas. Ha sabido aprovechar este derecho para desarrollar una economía dinámica y floreciente, sobre todo desde principios de los años 2000. Resultado: Cataluña se está convirtiendo rápidamente en un peso pesado de la economía española. Su PIB ascendió a 224.000 millones de euros en 2016 o 1/5 del PIB del reino. Esto sitúa la región en el nivel de un país como Irlanda, en Europa. La industria agroalimentaria aporta la mayor parte de sus ingresos, pero las industrias digital, química y de fabricación de automóviles también están muy desarrolladas. Pero los dirigentes catalanes creen que pueden hacerlo mejor. La independencia es, de hecho, un medio para gozar de total libertad en el desarrollo de políticas de inversión y fiscalidad en la región.

Problemas sociopolíticos

Desde 1932 Cataluña dispone de un parlamento propio. Esta institución decide determinadas legislaciones propias de la región. Sin embargo, la autoridad del Parlamento de Cataluña y de su presidente sigue siendo limitada. España interfiere regularmente en los asuntos sociopolíticos de esta comunidad autónoma. La intervención de Madrid afecta a cuestiones estratégicas (defensa, finanzas y economía) así como cuestiones sociales y políticas (educación, sanidad, enseñanza del catalán, etc.).

¿Por qué España rechaza la independencia de Cataluña?

Un déficit importante

La negativa española, apoyada por casi todos los países de la UE, es la primera de orden económico. El reino, ya hundido en grandes dificultades económicas y financieras, no quiere en absoluto perder una región que le proporciona el 19% de su PIB. La independencia de Catalunya, por amigable que sea, comportaría también un empobrecimiento brutal de la región, que supondrá una caída del 15% al ​​20% de su PIB. España no se ahorrará de este fenómeno, dada la importancia del comercio entre la región y el resto del país.

Un precedente peligroso en España y Europa

Los líderes españoles reconocen con facilidad el derecho a la autodeterminación de los catalanes Sin embargo, ponen límites a esta libertad, por no establecer un precedente que establecerán como modelo otras regiones o comunidades autónomas. Y las minorías que quieren liberarse de la autoridad del Reino son bastante numerosas en Europa, entre los vascos, los andaluces y los corsos. España, preocupada por la integridad de la Unión Europea, no tiene más remedio que vetarla.

Una garantía de estabilidad hacia Europa

En los últimos años, Madrid se ha convertido en un aliado cada vez más influyente en los ojos de Berlín y París en su esfuerzo por consolidar la Unión Europea. Consciente de su posición, el Reino español quiere demostrar su capacidad para mantener la cohesión y la unidad en su propio territorio. Para Alemania y Francia, el desenlace de esta crisis determinará el futuro sitio de España en una Unión Europea ahora cortada del Reino Unido.

.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.