Saltar al contenido
aibv

La crisis de la mediana edad: ¿cómo superarla?

febrero 19, 2021

En algún momento de la vida, la crisis de la mediana edad afecta a la mayoría de la gente. En términos generales, esta crisis existencial causa trastornos en la vida de las personas afectadas, así que ¿cómo se supera con tranquilidad?

¿Qué queremos decir con crisis de la mediana edad?

La crisis de la mediana edad o crisis de la mediana edad suele aparecer entre los 38 y 48 años, o incluso los 50. La aparición de los primeros signos de envejecimiento es uno de los principales factores de esta crisis. Cuando una persona se deprime pensando en oportunidades pasadas que debería haber tenido en su juventud, se puede decir que la crisis de la mediana edad se le ha subido a la cabeza.
Esta crisis también se conoce como la “crisis de la pareja”. Con el pretexto de que ya no reconocen a su cónyuge, muchas parejas encuentran dificultades durante esta crisis.
La “necesidad de cambio” define perfectamente lo que una persona siente durante la cuarentena. Esta necesidad urgente de querer cambiarlo todo, desde los detalles más insignificantes hasta los más importantes, como la vida en pareja. Es bastante común ver a las parejas romperse durante este período.
El problema de la crisis de la mediana edad es también un problema importante que no debe ser pasado por alto, ya que podría conducir a problemas psicológicos.

Básicamente, la crisis de la mediana edad se trata de un interrogatorio.

if

Algunos consejos para vivirlo mejor

Habla de ello

En medio de una crisis de la mediana edad, es común sentirse solo en el mundo. La mayoría de las veces, esta sensación de vacío está ligada a las dudas y vacilaciones que invaden a la persona. La forma más segura de afrontarlo es compartir tus miedos con los que te rodean.

De hecho, las personas de la misma edad suelen tener preocupaciones similares, por lo que será más fácil para ustedes luchar juntos. Abriéndose a los que le rodean, verá que no es el único con preguntas.

if

Cuestionándose a sí mismo

Cuando esta crisis golpea, cada uno tiene su propia manera de lidiar con ella. Algunos se adentran en lo profundo sin pensar en lo que les atrae; otros se hunden en la negación. Cuestionarse a sí mismo, hacer un balance de su vida, de lo que realmente quiere, también se ve como una forma efectiva de tratar con ello. Es importante hacer una evaluación global de la vida de uno mirando diferentes aspectos como la familia, el campo profesional, los amigos.

Todas estas preguntas conducirán a la realización de un “nuevo yo”, un cambio de personalidad hacia un estilo de vida completamente diferente, que se adaptará mejor a sus deseos. Este cuestionamiento también ayudará a cerrar los lazos que unen la vida con el pasado, abriendo nuevas oportunidades. Así será posible vivir más en el presente, y con más serenidad.

Haz lo que quieras

La vida suele ser monótona a los cuarenta años. Las responsabilidades pesan sobre tus hombros, y te cansas de ello. El placer se convierte en un lujo que no te puedes permitir. Pero tomarse el tiempo para hacer las cosas que uno disfruta es algo pequeño si lo piensas con calma.

if

Nada te impide pensar en ti mismo de vez en cuando. En cierto punto, tomar un descanso es esencial para poder descomprimir. Así que, anima el dicho “no dejes para mañana lo que podrías haber hecho ese día”, deja de poner excusas como “tengo trabajo que hacer”, vive cada día como si fuera el último.

error: Content is protected !!