La dieta ideal para evitar los quistes mamarios

¿Cómo comprobar si hay un quiste de mama?

Los quistes de mama son causados ​​por una acumulación de líquido en los nódulos. Se producen como resultado de trastornos hormonales en el cuerpo de la mujer, un mal estilo de vida y una mala alimentación o un problema relacionado con el peso.

Cuando los nódulos se tratan a tiempo, se evita el riesgo de que crezcan y se conviertan en el inicio del cáncer de mama. Así, cada mujer debería reconocer la presencia de nódulos en la palpación de sus senos. Este método permite detectar anomalías y diagnosticar rápidamente un quiste de mama.

Al tacto, un pecho normal es suave. Por el contrario, si es dolorosa y presenta bolas de tamaños variables o si sale líquido del pezón, puede ser una alteración de las glándulas que ha dado lugar a tumores o quistes de mama.

Para confirmar el diagnóstico, siempre es imprescindible consultar a un especialista. Él solo podrá asesorarle sobre las mejores alternativas que se planteen según el caso.

¿Qué dieta adoptar para evitar los quistes mamarios?

La posibilidad de formación de quistes mamarios es especialmente alta en mujeres de entre 30 y 60 años. Sin embargo, es posible evitarlo gracias a un mejor estilo de vida, sobre todo gracias a una alimentación sana y equilibrada.

Lo ideal sería consumir a diario productos ecológicos ricos en nutrientes que favorezcan una buena circulación sanguínea en las células mamarias y que mantengan los niveles hormonales normales.

Descubre nuestros artículos  ¿Cómo hidratar los labios de forma natural?

Las grasas buenas

Los ácidos grasos son esenciales para la salud del cuerpo. Asimismo, se encuentran en productos naturales, procedentes de la agricultura o la cría ecológica y no tratados con agentes químicos. Elija alimentos que contengan omega-3 y omega-6 como el salmón salvaje o las aves de corral, el aceite de borraja y el aceite de prímula para reducir el riesgo de formación de quistes mamarios.

Además, reduce el consumo de grasas saturadas e hidratas de carbono. Las carnes rojas a la brasa, los embutidos, los embutidos, el pan, el arroz, la pasta deben reducirse, ya que son una fuente abundante de grasas saturadas o trans e hidratos de carbono.

fibra y vitaminas

La fibra, las vitaminas A y E, que también son potentes antioxidantes, ayudan a reducir el riesgo de quistes mamarios. El té verde, frutas y verduras crudas, almendras, aceite de oliva, semillas de sésamo, cereales integrales deben incluirse en su dieta.

En definitiva, tenga siempre en cuenta que una buena alimentación es el secreto para evitar enfermedades graves. Pero estas precauciones deben complementarse en particular con ejercicios físicos diarios y autocontroles por palpación.

En caso contrario, también se puede hacer una mamografía anual en un centro especializado para comprobar que todo está bien.

.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.