Saltar al contenido
aibv

Náuseas y vómitos: Conocerlos para prevenirlos mejor

diciembre 7, 2020

Desconsolación, náuseas o vómitos, estos términos son familiares para todos. ¡Quién no ha tenido esas sensaciones desagradables que te hacen sentir enfermo! Estas molestias son a veces muy difíciles de manejar.

Náuseas y vómitos: ¿cómo explicarlos?

Fenómenos relacionados

Las náuseas o los vómitos son una sensación desagradable que puede ser causada por muchas enfermedades o situaciones. Suele durar unas pocas horas, o unos pocos días como máximo. Enfermedad es una palabra demasiado fuerte para describirlas ya que a menudo son leves y transitorias.

if

Sin embargo, en algunos casos pueden ser un signo de enfermedad grave. Aunque están relacionadas, las náuseas no siempre conducen al vómito. Por el contrario, el vómito no puede ocurrir sin náuseas previas.

Procesos científicos únicos en la digestión

Cuando hablamos de náuseas o vómitos, nos lleva a pensar directamente en los problemas digestivos. El vómito aparece con salivación excesiva o hiper-sialorrea y náuseas.

La expulsión real viene de las contracciones de los músculos del tracto digestivo. Esto empuja el contenido del estómago hacia arriba en la cavidad oral. En términos médicos, estas contracciones se denominan antiperistalsis.

El peristaltismo es el término para el flujo normal de alimentos a lo largo del tracto digestivo. El centro de vómitos del cerebro maneja todo este proceso.

Tipos de vómitos

Muchas enfermedades tienen náuseas o vómitos como síntoma. Antes de describirlos como agudos o crónicos, es importante saber cómo reconocer los signos asociados. Entre ellas se incluyen el dolor, los mareos, los dolores de cabeza insoportables, los trastornos de tránsito persistentes o la fiebre.

if

Las condiciones de aparición y manifestación (bilis, alimento, etc.) también distinguen entre estos dos tipos. En este caso, todo vómito de origen digestivo, que se produzca en casos de intoxicación alimentaria, embarazo o repugnancia violenta, se califica como agudo. En cuanto a su aspecto crónico, el vómito se manifiesta principalmente por una patología neurológica dolorosa y continua.

Vómitos: ¿qué consecuencias y qué soluciones?

Consecuencias variables sobre el organismo

En la mayoría de los casos, los síntomas de los vómitos son leves. Desaparecen después de una cierta hora sin necesidad de medicación. Este caso se produce en el caso de una infección digestiva aguda. Si los síntomas son persistentes, las consecuencias son más perjudiciales.

Puede producirse una deshidratación repentina y una rápida pérdida de peso. Los niños son los más propensos a esto.

La intervención de un médico es esencial, si no vital, ya que puede dañar las paredes del esófago. Esto puede llevar a una esofagitis muy dolorosa. Esta enfermedad es muy difícil de tratar y empeora muy rápidamente.

Las soluciones a adoptar

Dado que el vómito tiene varios orígenes patológicos, las soluciones a adoptar dependen de la enfermedad en cuestión. En cualquier caso, la hidratación siempre es beneficiosa. Es esencial beber líquidos que contengan electrolitos para reemplazar el agua perdida durante la descarga.

En el caso particular del embarazo, el peso sigue siendo un elemento a controlar. Dependiendo de la persona, el médico puede recomendar tratamientos específicos. Según la causa detectada, se prescriben medicamentos activos como los antieméticos, la metoclopramida o la domperidona. En todos los casos, ya sean agudos o crómicos, siempre es aconsejable buscar asesoramiento médico.

if

Después de todo, la salud vale más que el oro.