Parabrisas agrietado: soluciones temporales

¿Qué alternativas hay en caso de grieta del parabrisas?

Los efectos a la más mínima grieta

Cuando estamos en la carretera, es muy posible que una grava choque accidentalmente con nuestro parabrisas. Este inconveniente puede provocar una grieta en el cristal. Este incidente puede llevarnos fácilmente a sensaciones de malestar y problemas de visión al conducir el coche.

En este caso, sin embargo, se aconseja sustituir el parabrisas para que no nos ocasione más problemas. Pero cuando el choque es mínimo, podemos acudir a algunos pequeños trucos antes de contactar con el reparador.

¿En qué condiciones reparar el parabrisas?

Cuando el parabrisas está agrietado, a menudo es caro sustituirlo. Sobre todo, si esta opción no se menciona en el seguro del coche. Sin embargo, existe una solución de emergencia, siempre que el vidrio no se vea totalmente afectado. Es reparable si el impacto se extiende sólo 2,5 cm.

La reparación también es posible si esa fisura no se encuentra en la parte del campo de visión del conductor. La solución temporal también funciona cuando la zona afectada se desplaza por lo menos 5 cm de los bordes. Si no, existe una alta probabilidad de que se fracture.

Haga reparar su parabrisas para un profesional

La reparación del parabrisas sólo la hace unos instantes un profesional cualificado. Para pegar la grieta, el reparador inyectará resina transparente en las grietas.

Esta resina tapará todos los agujeros impactados que se endurezcan al aire libre. Como resultado, el efecto se notará poco. Sin embargo, un parabrisas agrietado siempre permanecerá más frágil que uno en perfecto estado.

Reparar el parabrisas con ajo: ¿Cómo?

El ajo es un ingrediente muy utilizado en la cocina. No sólo se añade al plato para aportar un sabor bastante extraordinario, sino que también es muy conocido por sus múltiples virtudes sobre la salud. También ofrece ventajas fuera de esta zona.

Este alimento está formado por una sustancia muy pegajosa una vez cortado. Es la sacarosa la que produce este líquido similar al pegamento. Gracias a ese alto contenido, es posible reparar un parabrisas.

Manual

Para utilizarlo, podemos coger un diente de ajo y dividirlo por la mitad, siguiendo su longitud. Aplicaremos este líquido viscoso en la parte agrietada para que todo se incorpore a los agujeros.

Cuando se llenan las grietas, podemos borrar las partes desbordadas con un pañuelo desechable o una toalla de papel. Cuando todo esté terminado y secado, tendremos una ventana que no es probable que se extienda grietas a la espera de ser sustituida. De cualquier modo, el pegamento natural que proporciona el ajo es sólo una solución provisional.

.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.