¿Por qué adoptar a un gato negro? 7 buenas razones

Cómo convencerte de adoptar un gato negro

Para acabar con las supersticiones

Muchos prejuicios siempre han girado en torno a los gatos negros. Según las antiguas creencias, estos animales son los animales fetiche de las brujas y que tener una en casa es una mala señal.

Lo que no sabes es que para los ingleses y asiáticos, el gato negro es un amulo de la suerte. Al creer en ella, verás que este animal realmente sólo te traerá felicidad.

Por la dulzura

El único punto que diferencia al gato negro de los otros gatos es el color de su pelaje. El gato negro tiene todas las ventajas de sus congéneres. Además de ser muy dulce, éste último también es inteligente y adorable.

No es porque su abrigo sea sobrio para que sea automáticamente agresivo, salvaje, solitario o cualquier otro adjetivo negativo que tendemos a atribuirlos.

Por estética

Una cosa es cierta: el traje negro del gato les da cierta clase. Admítelo, no hay nada más estético, encantador y elegante que un gato de ojos de lince negro que pasea con indiferencia por casa de sus dueños.

Aunque el exterior no hace todo el encanto del animal, ese hermoso vestido para tu bola de piel no te dejará impasible. Además este color tiende a resaltar bien la expresión de los ojos del gato.

Por su robustez

Según un estudio publicado por PLOS Genetics, los gatos negros son más robustos que otros. También se sabe que el color de su pelaje proporciona una vida útil más larga y una mejor resistencia (a la suciedad, al sol, etc.).

Dar una oportunidad a un animal víctima de prejuicios

Los distintos prejuicios que giran en torno a los gatos negros les dificultan la vida. Para entenderlo, basta con hacer una pequeña visita a un refugio de su ciudad. Verá que el número de gatos negros es muy elevado (las familias no lo eligen y los propietarios tenderán a abandonarlo).

Sin embargo, ¿debemos recordar que estos gatos son tan dulces y amables como los demás?

Para cabello universal

Abrazarse con un gato a menudo deja pelo en toda la ropa. Afortunadamente, se sabe que el negro es un auténtico camaleón. En un esmoquin, en un abrigo, en un traje, el pelo de tu gato no se verá ni se conocerá.

Por una buena compañía

Adoptar a un gato, ya sea negro, blanco, tabby u otro color, es un gran regalo para ti mismo. Y por una buena razón, la adopción siempre te beneficiará y el amor no elige el color. A veces, este sencillo motivo es suficiente para empujar a adoptar a un gato (sea negro o no).

¿Y tú, aún tienes miedo a adoptar un gato negro?

.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.