¿Qué diferencia existe entre el agua de manantial y el agua mineral?

¿Agua de fuente o mineral? ¿Qué diferencias existen entre estas dos aguas?

Ésta es una pregunta que nos podemos hacer. O dos nombres que seguramente ya hemos visto comprando. Pero, ¿qué diferencia podemos encontrar exactamente entre estos dos tipos de agua?

Diferentes composiciones mineralógicas

La principal diferencia entre elagua mineral y laagua de manantial radica en sus respectivas composiciones mineralógicas. Cuando el agua de manantial contiene minerales cuya concentración es muy variable, el agua mineral se distingue por la estabilidad de su composición mineralógica.

Esto puede explicarse, por un lado, por los mismos orígenes del agua de manantial. Algunas botellas contienen agua de dos o tres fuentes distintas, pero geográficamente cercanas.

Natural, de origen, mineral, montaña, orígenes diferentes

El agua mineral procede de un solo yacimiento. Su composición mineralógica está estrictamente controlada por las autoridades sanitarias. No todas las marcas pueden utilizar la denominación «agua mineral», que sólo se otorga por orden prefectural.

Volvic, Evian, las aguas minerales naturales más famosas

Así, las aguas minerales que dicen contener sulfatos en alta concentración deben someterse a análisis preliminares de laboratorio antes de ser comercializados. Su concentración de sulfato debe superar siempre un determinado umbral. Ésta es la razón por la que sólo el agua mineral puede reclamar efectos beneficiosos para la salud.

El precio

Debido al marco más estricto y las obligaciones vinculadas a la denominación «agua mineral», este producto puede costar hasta 100 veces más que el agua del grifo. En otras palabras, el agua mineral cuesta en promedio el doble que el agua de manantial. Estas diferencias también dependen del marketing implementado por la marca y el envase.

¿Qué tienen en común el agua mineral y el agua de manantial?

Sin tratamiento químico

El agua del grifo se beneficia de un tratamiento antibacterias relativamente intenso antes de ser enviado a los hogares. Las autoridades sanitarias vierten una dosis más o menos elevada de cloro en el agua para eliminar virus, bacterias y cualquier otro agente patógeno.

El agua mineral y el agua de manantial no se someten al mismo tratamiento. Considerada pura, este agua se embotella en origen, sin tratamiento químico alguno. Sin embargo, puede que el agua mineral o el agua de manantial estén sometidas a algunas operaciones de saneamiento, para respetar determinados límites de concentración, en particular manganeso y arsénico.

Estos tratamientos no son químicos. El agua sólo se filtra, oxigena o decanta a fin de eliminar el excedente de sustancias que pueden ser tóxicas para el cuerpo humano.

Orígenes comunes

A diferencia del agua del grifo, cuyas fuentes son muy variadas, el agua mineral y el agua de manantial tienen un origen común. Todos ellos provienen de un depósito subterráneo: o bien se toman directamente del nivel freático, o bien se procesan y embotellan inmediatamente después de salir de una fuente natural.

Esto significa que el agua mineral y el agua de manantial están protegidas de los riesgos de contaminación más habituales, en particular los pesticidas y otros productos químicos utilizados en la agricultura o la industria. Estas aguas embotelladas se consideran seguras desde el punto de vista microbiológico.

Ventajas e inconvenientes de estas aguas

Como hemos dicho, las aguas de manantial y minerales tienen un origen común y se someten a muy poco tratamiento. En otras palabras, son necesariamente más saludables que cualquier agua del grifo.

Por otra parte, el agua mineral natural (tipo Evian o Volvic) tiene un efecto promotor de la salud reconocido por la Academia de Medicina.

Dicho esto, estas aguas sufren un gran handicap, su contenedor. De hecho, la mayoría de las veces, el agua de manantial o mineral está contenida en botellas, a menudo de plástico. Sin embargo, como es sabido, el plástico está lejos de ser muy ecológico, por no hablar del impacto del transporte. Peor aún, el agua envasada en botellas de plástico contendría muchas más hormonas que el agua del grifo. Según un estudio realizado por investigadores alemanes, el plástico utilizado para embotellar el agua se libera en estas últimas hormonas conocidas como disruptores endocrinos.

Aunque su tasa sea muy baja, estas hormonas pueden, en algunos casos, tener un impacto negativo en las funciones reproductivas de los hombres. Los investigadores que llevaron a cabo este estudio también encontraron que el agua envasada en una botella de plástico tenía una mayor actividad hormonal que el agua de vidrio o el agua del grifo.

Tenga en cuenta también que el agua mineral no es necesariamente buena para todos, dependiendo del estado de salud. Por ejemplo, para los bebés, optaremos más por el agua mineral con poco contenido mineral. Los personajes mayores, en cambio, necesitan más agua de calcio y magnesio.

.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.