¿Qué es la máscara de embarazo?

La máscara del embarazo: zoom

Es una afección benigna que afecta a entre el 50 y el 75% de las mujeres embarazadas. Sin embargo, todas las mujeres pueden afrontarlo en un momento u otro de su vida. La máscara de embarazo suele aparecer a finales del primer trimestre del embarazo.

Es el resultado de la exposición al sol pero también del trastorno hormonal que se produce durante el embarazo. Estos dos factores combinados aumentarán la síntesis de melanina.

Entonces se forman placas pigmentadas en la cara. Aparecen sobre todo alrededor de los ojos, en la frente, en las mejillas, alrededor de la boca o incluso en la barbilla.

Las mujeres de piel oscura tienen mayores probabilidades de llevar una máscara de embarazo que las de piel clara. La máscara de embarazo puede repetirse en aquellas personas que ya la han desarrollado durante un anterior embarazo.

¿Cómo prevenir la aparición de la máscara de embarazo?

La mejor manera de protegerse de la aparición de la máscara de embarazo es protegerse bien de los rayos UV, por ejemplo utilizando protector solar cuando debe exponerse al sol durante mucho tiempo o poniéndose un sombrero de ala ancha. . Es imprescindible elegir cuidadosamente la crema utilizada. Los especialistas recomiendan una pantalla total, con un índice de 50+, para una óptima protección.

También es posible apostar por una dieta rica en vitamina B9 y vitamina C para evitar la aparición de la máscara de embarazo. Sin embargo, es aconsejable buscar siempre el asesoramiento de su médico antes de cambiar su dieta, especialmente durante el embarazo.

Se aconseja desmaquillar con suavidad, y sin demasiados rozamientos, para no agravar aún más el fenómeno.

¿Cómo tratar una máscara de embarazo?

La máscara de embarazo suele desaparecer por sí sola después del parto. En algunas mujeres, sin embargo, puede persistir hasta 6 meses. Existen varios tratamientos dermatológicos para eliminar la máscara del embarazo.

Sin embargo, el cloasma puede ser más difícil de tratar en algunos pacientes. Sin embargo, es una patología completamente curable.
Entre las posibles soluciones para el tratamiento de la máscara de embarazo, se encuentran preparados despigmentantes, como cremas o peeling. Las cremas comerciales anti-manchas son generalmente ineficaces en máscaras de embarazo persistentes.

Para tratar la máscara del embarazo sólo deben utilizarse aquellas prescritas por un dermatólogo y que normalmente se basan en tretinoína o hidroquinona. Éste último también puede ofrecer en algunos casos tratamientos con láser.

Independientemente del tratamiento prescrito, es imprescindible observar ciertas precauciones a la vez, para garantizar un mejor resultado:

  • Uso diario de protección solar
  • El cambio de anticoncepción: la máscara del embarazo puede favorecerse tomando píldoras anticonceptivas que contienen estrógenos. En este caso, es mejor tener otro anticonceptivo prescrito por su ginecólogo.

.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *