¿Qué es la neumonía?

Neumonía: lo que debes saber

Etimológicamente, neumopatía hace referencia a todas las enfermedades que afectan a los pulmones. En la práctica, la neumonía se reduce a una infección pulmonar causada por bacterias, virus u hongos. Quinta causa de muerte en los países industrializados, esta enfermedad infecciosa no debe tomarse a la ligera.

Los diferentes tipos de neumonía

Para entender el funcionamiento y las causas de la enfermedad, es necesario distinguir sus diferentes formas:

    • Neumonía infecciosa : la principal fuente de contaminación de la neumonitis infecciosa es a través del aire. Responsable de la enfermedad pulmonar obstructiva y de la neumonía lobar aguda, su origen puede ser vírico y con frecuencia es causado por la gripe o el virus de la varicela.
    • Neumonía por aspiración : La neumonía por inhalación es causada principalmente por una ruta alimenticia incorrecta. Por eso, la comida entra en las vías respiratorias y provoca infección.
    • Enfermedad pulmonar intersticial : este tipo es causado por daños al tejido pulmonar intersticial (entre los vasos sanguíneos y los alvéolos). La enfermedad pulmonar intersticial no tratada puede provocar complicaciones graves tales como insuficiencia respiratoria.
    • Neumonía inmunológica : las personas con neumonitis inmunológica son aquéllas que tienen las vías respiratorias hipersensibles. Este tipo de neumonitis a menudo sigue la inhalación crónica de polvo orgánico. La exposición a la contaminación y el polvo aumenta los riesgos.

Síntomas de neumonía

Los síntomas de la neumonía varían de un tipo a otro. También cambian de persona a persona. Sin embargo, los principales síntomas de la enfermedad pueden alarmarle:

  • Fiebre alta (hasta 41 °C)
  • Escalofríos
  • Tos (primero seco y después grasa)
  • Dolor en el pecho mientras respira
  • Taquicardia
  • falta de aliento
  • vómitos

Tratamientos

En la mayoría de los casos, el tratamiento de la neumonía consiste en tomar determinados medicamentos. El corticosteroide es el aliado perfecto para reducir la inflamación. La prednisona, por el contrario, es necesaria para aliviar las manifestaciones de la enfermedad.

Si la infección se originó por una invasión bacteriana, el profesional sanitario puede prescribir antibióticos. Si la neumopatía alcanza un nivel grave, debería pensarse en la hospitalización donde se practicará la oxigenoterapia.

Prevenciones

Para prevenir la enfermedad, se aconseja adoptar determinados cambios en su estilo de vida: evitar o limitar la exposición al tabaco, utilizar los picos de contaminación para decidir si practicar o no deporte, llevar mascarilla en caso de exposición a agentes tóxicos o pulso.

La vacuna contra la gripe es también una prevención efectiva contra la neumonía. Debido a que el virus de la gripe se encuentra entre las principales causas de esta patología. Además, es esencial consultar inmediatamente a un médico en cuanto observe los signos de neumonía.

.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.