Yoga: origen y beneficios de esta práctica

El origen de esta práctica

El nombre yoga deriva del término sánscrito yuj, que significa unión de cuerpo y mente. Inicialmente, esta práctica pretende preparar al cuerpo para la meditación. El yoga no es un deporte, y menos aún la gimnasia, pero tiene un origen casi religioso que engloba todo esto de una forma bastante paradójica.

En la India el yoga se practica para establecer la armonía entre el cuerpo y la mente, con el fin de conseguir una mayor ligereza y serenidad.

Los básicos

Las asanas, o posturas, son posiciones bien definidas, destinadas a liberar tensión, aumentar la flexibilidad y restaurar la correcta circulación de la energía en el cuerpo. Esta disciplina solicita todos los músculos del cuerpo y lo energiza.

Prana, una noción esencial del yoga, es la energía que existe dentro y alrededor del cuerpo físico. Es una fuerza vital que sustenta su vida. También se llama Qi o chi en Qi Cong, Tai Chi y Reiki. El yoga ayudará al prana a circular de la mejor manera por el cuerpo y alrededor de una persona.

Los beneficios de esta disciplina

El yoga aporta beneficios para el cuerpo: una mayor flexibilidad, un mejor control del cuerpo, desarrollo muscular, un refinamiento de la silueta, pero también un fortalecimiento de la columna.

Descubre nuestros artículos  Tres de los mejores ejercicios físicos para tu salud

Pero también es beneficioso para la mente, aportando una mayor relajación y ligereza de espíritu, un profundo bienestar que se extiende por todo el cuerpo y la sensación de cansancio saludable, ayudando a dormirse. Otros beneficios de esta práctica son espirituales y ayudan a una persona a conectar los puntos entre cuerpo, mente y alma.

Los diferentes tipos de yoga

Hay las llamadas formas más tradicionales, como el karma yoga (yoga de acción), bhakti yoga (yoga de devoción) o jnana yoga (yoga del conocimiento). Estas formas nos vienen de la tradición india, y para ellas el yoga es un todo, un estado de ánimo, mucho más que una simple práctica física.

Las versiones más modernas y occidentalizadas son bikram yoga o yogalatas, una mezcla de yoga y pilates. En este tipo de práctica, el yoga equivale a posturas y está más orientado a la práctica física.

¿Cómo empezar el yoga?

Esta disciplina puede practicarse solo, con un profesor o en clase. Para los principiantes, lo mejor es empezar con un profesor, que puede enseñar los conceptos básicos del yoga y corregir las posturas del alumno, pero también puede encontrar vídeos en varios lugares.

Sólo tienes que ser consciente de los límites de tu propio cuerpo y practicarlo según esto. Comience con ejercicios sencillos y accesibles para todos, y practica regularmente. Encuentra las posturas y rutinas que tu cuerpo acepta sin problemas, aumentando gradualmente la dificultad de tus ejercicios.

.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.